Cuidado con las falsas identidades en internet.

Detrás de la pantalla del computador o del móvil siempre hay una persona, alguien con nombre y apellido, debidamente identificado. Pero hoy las redes sociales y otros sistemas que proporcionan el internet dan espacio a un ilícito tipificado en la Ley N° 30096.

Se trata de los delitos informáticos contra la fe pública y falsedad genérica. Es decir, aquellos que suplantan o usurpan la identidad de un tercero con fines inescrupulosos y casi siempre para sacar ventaja en un ámbito que corresponde inequívocamente al delincuencial. Y es que usar indebidamente los datos de terceras personas trae consigo objetivos puntuales en perjuicio de la víctima.

Crear cuentas de Facebook u otras redes sociales con nombres de otras personas está penado ya sea con el fin de perjudicar material o moralmente al agraviado. Y mucho cuidado, pues la suplantación de identidad es una actividad ilícita cada vez más frecuente en el internet.

Pero, ¿para qué los delincuentes quisieran suplantar la identidad de otra persona? Las razones pueden ser muchas. En el ámbito moral, pueden ser usadas para perjudicar la vida familiar, personal o laboral y menoscabar su honor, dignidad o reputación.

En cuanto al aspecto material, los delincuentes pueden hacerse pasar por otra persona para robarle, ya sea contratando servicios, realizando compras a manos llenas o incluso para solicitar un crédito o préstamo.

Según el Mayor PNP Juan Manuel Moretti, de la DIVINDAT, “los delitos informáticos son iguales o más peligrosos aun que los delitos que se cometen en la calle, toda vez que los delincuentes se valen del anonimato. Las víctimas no pueden identificar a las personas que los están agrediendo”.

De acuerdo a las estadísticas, en los dos últimos años, más de 380 personas fueron víctimas de suplantación de identidad. Lo que pocos saben es que este delito está penado y quien cometa este ilícito puede ir a parar a la cárcel en una pena que va entre los 3 y 5 años.

Recomendaciones:

  • No exponerse. No brindar todos los datos personales en las cuentas de redes sociales y correo electrónico.
  • Renovar periódicamente las claves de tus cuentas personales de redes sociales y correo electrónico. Evitar usar fechas de cumpleaños, números de teléfonos o de documentos personales.
  • Por ningún motivo las contraseñas de las cuentas bancarias deben ir a parar en el correo electrónico ni deben ser compartidas en las redes. La plataforma virtual no es, siempre, garantía de seguridad.
  • Es importante mantener actualizado el antivirus de la computadora y que este sea original.

En caso ser víctima de suplantación de identidad se debe denunciar de inmediato ante la Policía. Nadie tiene el derecho de usar los nombres y apellidos de otra persona bajo ningún motivo. Para el caso, estos son la huella digital única que cada uno posee.

UD. que opina?

¡Compartir es demostrar interés!

Add Comment

UA-51313486-1